Comarca de Calahorra


Información de Comarca de Calahorra


COMARCA DE CALAHORRA

La comarca de Calahorra se encuentra en el extremo oriental de La Rioja, haciendo frontera por el norte con el sur de la Comunidad Foral de Navarra. Localizada en plena depresión del Ebro, lo cierto es que solamente uno de sus municipios se encuentra en su orilla, que es precisamente la capital de la comarca, Calahorra. En cualquier caso, la comarca de Calahorra es una de las comarcas del valle de la Rioja Baja.

La comarca de Calahorra destaca dentro de la Rioja Baja por la preponderancia administrativa de la capital, que es de facto la capital de la Rioja Baja. Su paisaje es predominantemente llano y dicha planicie solo se ve alterada en los alrededores de Calahorra, lugar en el que se alza el Pico de la Mesa, y en el extremo meridional de Autol, donde finalizan las estribaciones de la sierra de Yerga. Es por ello que, a pesar de ser una comarca inmersa en plena depresión del Ebro, las sierras de la Rioja Suroriental pueden abordarse desde la zona sin ningún tipo de problema.

NATURALEZA

En consecuencia, dos son los grandes espacios que caracterizan la comarca de Calahorra. El primero de ellos, evidentemente, es el del valle. El Ebro es el principal atractivo de la comarca y es en torno al río donde proliferan las diferentes propuestas dedicadas a los amantes del senderismo y las rutas BTT. El recorrido más importante, por su extensión, es el sendero de Gran Recorrido 99, que sigue el camino natural del Ebro. Se trata de una ruta que recorre todo el cauce del Ebro y que, en La Rioja, ofrece varias etapas que van desde las bellísimas Conchas de Haro hasta los feraces Sotos de Alfaro, atravesando bosques de ribera, pronunciados meandros y villas medievales en su recorrido. Del mismo cauce fluvial parten, además, cinco interesantes senderos menores que recorren la parte oriental de la comarca de Calahorra entre sus fértiles huertas y sus extensos campos de cultivo, conocidos como Senderos de la Verdura. Uno de ellos, recomendado para los mejor preparados, se dirige hacia el Pico de la Mesa, una pequeña zona montañosa ubicada al sur de la capital de la comarca que, a pesar de alcanzar solamente los 600 m de altitud, presenta unos desniveles verdaderamente acusados en muy poco espacio, superando en ocasiones los 300 m.

El segundo de los espacios es la sierra, y aquí la protagonista absoluta es la villa de Autol, de la que destacan las caprichosas formaciones rocosas conocidas como Picuezos. No obstante, Autol se encuentra en un valle, en concreto en el del Cidacos, cuyo río homónimo se ve obligado a trazar un forzado meandro sobre el que se alza la villa para salvar el abrupto fin de la sierra de Yerga. De hecho, desde Autol o también desde Calahorra puede accederse a la Vía Verde del Cidacos, un sendero que desde Arnedillo sigue el cauce del río hasta su desembocadura en el Ebro a la altura de Calahorra. Protegido por las paredes arcillosas de la sierra de Bergara por el norte, el sendero atraviesa los bosques de ribera propios de sus márgenes y las bellas villas de la comarca de Arnedo, cuyo área natural se encuentra catalogada como Reserva de la Biosfera. Como colofón, este paseo se adentra hasta el corazón de la ruta de los dinosaurios de la Rioja Suroriental, pues en la zona proliferan abundantes yacimientos de icnitas, muchos de ellos declarados como Bien de Interés Cultural.

PATRIMONIO

Por su posición estratégica en el llano, la comarca de Calahorra siempre ha sido un importante nudo de comunicaciones. Esto ha dejado una interesante riqueza patrimonial especialmente en la capital de la comarca, la antigua Calagurris Iulia, una importante ciudad romana de la que se conservan numerosos restos y a la que se le dedican distintos espacios museísticos. Algo similar pasa en las cercanías, como por ejemplo en Tudelilla, donde el cerro de San Esteban de la Noguera guarda un valioso yacimiento medieval que prueba el histórico maridaje que la comunidad de La Rioja ha mantenido siempre con el vino. Allí se encuentran no solo ruinas de un antiquísimo monasterio altomedieval y de una granja cisterciense posterior, sino también uno de los calados históricos más antiguos e importantes de toda La Rioja.

Aunque encontramos casas señoriales blasonadas y palacetes en toda la comarca, así como numerosas ruinas de castillos que nos hablan de su condición de tierra de frontera durante la Edad Media, lo cierto es que la arquitectura de la zona es relativamente humilde. Esto no quiere decir que no sea bella, sino que predomina sobre todo, como en buena parte del valle medio del Ebro, el uso del ladrillo, un material de construcción modesto al que sin embargo en toda la Rioja Baja se le sabe sacar un partido excepcional. En ocasiones, como en el caso del Ayuntamiento de Calahorra, se utiliza un adobe rojizo típico de la región, pero en cualquier caso destacan las bellas fachadas, torres y portadas de sus iglesias y monasterios, consiguiendo que las altas torres y los campanarios rompan el llano relieve de la comarca de Calahorra. La torre exenta de la antigua iglesia de Santa María de Torrejón, la iglesia parroquial de Santa María de Tudelilla, la iglesia de San Adrián y Santa Natalia de Autol o la bella portada de la catedral de Santa María de Calahorra son algunos de los ejemplos más destacados.

GASTRONOMÍA

Comer en toda La Rioja es algo que no se puede pasar por alto. En toda la Comunidad Autónoma se disfruta y mucho del arte del buen yantar. No obstante, es cierto que este aprecio por la gastronomía es quizá más intenso, si cabe, en la Rioja Baja. La comarca de Calahorra, acompañando siempre sus platos con sus vinos DO Rioja, da buena fe de ello.

Los productos estrella de la comarca de Calahorra son sin duda los frutos de su esmerada huerta y sus campos de cultivo. Sobresalen los pimientos, los espárragos naturales, las verduras y, muy especialmente, entre ellas la coliflor, amparada en la Indicación Geográfica Protegida de Calahorra. A estos frutos se le dedican diversos festivales entre los que destacan Tudelilla Tal Cual, las Jornadas Gastronómicas de la Verdura y las Jornadas de la Cazuelilla, celebradas en Calahorra, o las Jornadas del Champiñón y la Seta de Autol. De hecho, las verduras de la comarca de Calahorra se utilizan incluso para elaborar las denominadas sopas en sartén, preparadas con el caldo de la cocción de los vegetales. Por norma, la mayor parte de estos productos se cocinan con aceite de la propia comarca, el cual además es el protagonista en las típicas pringadas de la región.

Entre las carnes sobresale sobre todo el cordero. De él, en la comarca de Calahorra, se aprovecha todo, elaborando suculentos platos de casquería y del que se comen hasta sus cabezas asadas con pelleta, las tradicionales mochas de El Villar de Arnedo. También son típicas, reflejando la tradición ganadera de la zona, las recetas cocinadas con cuajo.

Los postres son muy ricos y variados y muchos de ellos están ligados a festividades y días concretos. En la comarca de Calahorra encontramos barzones, altaguitones, magdalenas, pasteles y pastas endulzadas con almendras locales, hojarascas, melocotones al vino, leche asada, sobada de chinchorras, rosquillas, bolas de leche, panales o saladillas.

Localización de Comarca de Calahorra