Comarca de Cameros


Información de Comarca de Cameros


COMARCA DE CAMEROS

La comarca de Cameros se encuentra en el sur de La Rioja, en el centro de la comunidad autónoma, siendo la comarca de la sierra de la Rioja Media. Sus límites naturales son bastante claros, quizá unos de los más definidos de toda la región. Engloban toda la tierra de Cameros, un área montañosa en la que destacan dos sierras, la del Camero Nuevo y la del Camero Viejo, localizada al sur de las tierras de Logroño entre la cuenca del río Najerilla y la del Leza. Así las cosas, la comarca de Cameros se subdivide a su vez en dos comarcas menores, coincidentes con las dos sierras que la forman, articuladas en torno a los interfluvios de los ríos Najerilla e Iregua, donde se extiende la comarca del Camero Nuevo, y del Leza y el Jubera, donde se esconde la comarca del Camero Viejo.

La comarca de Cameros ha sido tradicionalmente el centro ganadero trashumante por excelencia de La Rioja, con una importante cabaña ovina que alimentó e hizo prosperar a estas tierras de señorío hasta la llegada de la industrialización en el siglo XIX. En efecto, fue la mecanización de los telares y de la industria de la lana lo que acabó con la manufactura tradicional de dicho tejido, que se aprovechaba de la oveja merina mesteña y de las importantes corrientes de agua para sacar adelante un oficio que llegó a ser una de las mayores fuentes de riqueza de toda la región. Al ver sus tierras afectadas por la despoblación y la riqueza del valle, en la actualidad cuesta hacerse una idea del glorioso pasado de la comarca de Cameros; pero cuando se visitan sus cascos históricos y sus calles empedradas, sus casas de piedra y su típica arquitectura serrana, se disipan las dudas.

NATURALEZA

La naturaleza de la sierra de Cameros es realmente variada, y es uno de los principales recursos turísticos de la comarca de Cameros. Anexo a este torrente de naturaleza se encuentra otro de los alicientes de esta bella tierra, que son los senderos y las rutas BTT que la recorren. Además de los múltiples recorridos locales y circulares por zonas y pueblos concretos, destacan con nombre propio los senderos de Gran Recorrido 190 y 93, que atraviesan los altos valles de La Rioja y sus sierras meridionales de un extremo a otro, o la Vía Romana del Iregua, que desde el corazón del Camero Nuevo conecta con la depresión del Ebro en un recorrido de casi 60 km. Esta apuesta por las actividades al aire libre se complementa con la práctica de deportes acuáticos y pesca en algunos de los embalses que encontramos en la comarca de Cameros.

Aunque es posible recorrer la sierra caminando por sus numerosas alternativas para senderistas y cicloturistas, lo cierto es que en la comarca de Cameros encontramos diferencias entre sus dos sierras, entre las zonas meridionales y las septentrionales e, incluso, entre las propias caras de los cordales montañosos que la forman. Ya de primeras es sencillo ver la diferencia entre el Camero Nuevo y el Camero Viejo, pues el Nuevo muestra mayores áreas boscosas que el Viejo, con bosques encantados que en otoño brindan una bella amalgama de colores, y también picos más abruptos que las redondeadas cimas de la sierra contigua. Entre ellos se encuentran cumbres como las de Cebollera, Serradero, Terrazas o Castillo de Vinuesa, así como la zona de escalada de Nieva de Cameros.

Un espacio claramente definido dentro de la sierra es el Parque Natural de la Sierra de Cebollera, único entorno natural que cuenta con tal distinción en toda La Rioja, ubicado al sur del Camero Nuevo. Abundan allí los bosques de pinos silvestres, robles y hayas, los saltos de agua de sus numerosos arroyos y corrientes de agua, la montaña viva y sus bellos paisajes de relieve glaciar. Por supuesto, son también prolíficas las rutas, entre las cuales merece la pena destacar el sendero de la Virgen, la senda Blanca, el sendero del Achicuelo, el sendero de las Cascadas o el sendero de Pajares.

Frente a esta desbordante muestra de naturaleza viva encontramos, en el sector norte de ambos Cameros, la violencia geológica del choque entre la muralla de piedra de la sierra y la depresión del Ebro. Se trata del espacio natural protegido conocido como Peñas de Iregua, Leza y Jubera. Es un relieve abrupto y escarpado creado por la erosión del agua y el viento, caracterizado por barrancos y salientes rocosos, crestas y peñas que parecen talladas de forma artificial. Uno de los mejores ejemplos es la pared rocosa de Peña Puerta, la cual recibe al viajero con sus cascadas y chorrones en primavera e invierno en la boca del valle del Iregua. Este relieve tan acusado domina por completo algunas zonas de la sierra, como por ejemplo en el bello Cañón del Leza, donde destaca especialmente la conocida como Garganta del Leza.

PATRIMONIO

Las villas de la comarca de Cameros conforman una de las mejores expresiones de la arquitectura tradicional e histórica de la sierra de La Rioja. Es muy habitual encontrar en sus cascos históricos tanto bellas casonas de piedra blasonadas como construcciones típicamente populares, pero no por ello menos llamativas. Destacan por ser casonas que combinan en sus diferentes alturas tres tipos de materiales de construcción. Normalmente en las plantas bajas los muros se alzan en sillería, y en las superiores se combinan el adobe y la madera para ofrecer una estampa verdaderamente rústica y peculiar. Más allá de la arquitectura de la zona, realmente valiosa, una de las cosas que más maravillan y sorprenden de la comarca de Cameros y sus pueblos es la complicada orografía sobre la que se alzan. Esto fuerza a calles y edificios a adquirir las más ingeniosas formas, serpenteando y retorciéndose en muchas ocasiones para salvar los marcados desniveles sobre los que se asientan, lo que refuerza la profunda huella histórica que conservan sus construcciones, la mayoría de ellas datadas entre los siglos XVI y XVIII.

La comarca de Cameros atesora además castillos y torres fuertes de entre los siglos XIII y XV que nos recuerdan su belicoso y señorial pasado, pues la zona fue durante mucho tiempo tierra de frontera entre el Islam y los reinos cristianos del norte y, vencidos los musulmanes, entre las pujantes monarquías cristianas. Incluso sus ruinas, despoblados y enclaves abandonados ofrecen en muchas ocasiones bucólicas semblanzas que hacen del lugar un sitio que, por paradójico que parezca, atrapa y enamora.

Por citar algunos lugares, Ortigosa de Cameros, Viguera, El Rasillo de Cameros, Villoslada de Cameros, Ajamil de Cameros, San Román de Cameros, Soto en Cameros o Jalón de Cameros son buenas muestras de todo lo que venimos hablando.

GASTRONOMÍA

Tierra de ganadería, los suelos de la comarca de Cameros son realmente complicados, lo que hace que su gastronomía tradicional sea sensiblemente diferente de las del resto de La Rioja. Por supuesto, en sus pequeñas vegas se cultivan las tradicionales huertas, pero lo que sobresalen son las carnes, como el cabrito o el lechón asados, la chacinería tradicional, las setas y los hongos, los platos típicos del mundo pastoril (migas, calderetas, sopas de ajo), los potajes de legumbre y los quesos locales.

Localización de Comarca de Cameros