Comarca de Ezcaray


Información de Comarca de Ezcaray


COMARCA DE EZCARAY

La comarca de Ezcaray es un territorio feraz y boscoso que se encuentra en el curso alto del Oja, por eso también se la denomina comarca del Alto Oja. Ubicada en pleno corazón de la sierra de la Demanda y rodeada por algunas de las cimas más bellas de toda La Rioja, la comarca de Ezcaray es una de las dos comarcas de la sierra de la Rioja Alta.

Qué decir de la comarca de Ezcaray. Es posiblemente una de las zonas de La Rioja más enfocadas al turismo de calidad, pues su entorno, su patrimonio y sus costumbres son un imán para viajeros y peregrinos que quieren deleitarse con uno de los paisajes y entornos naturales más especiales de toda la comunidad autónoma. Podríamos resumir todos sus atractivos diciendo que en la comarca de Ezcaray es posible comenzar el día practicando esquí, continuarlo visitando algunos de los paisajes naturales y cascos históricos más bellos de toda la región y acabarlo en un restaurante reconocido con estrellas michelín. Su posición en el límite septentrional de la Demanda y su acceso natural a través del valle del Oja hace que las tierras del valle de Haro y Santo Domingo de la Calzada sean otro destino del que se puede disfrutar fácilmente.

NATURALEZA

Poco es todo lo que se puede decir del privilegiado entorno que rodea la comarca de Ezcaray. Sus montañas, entre las que destacan los montes Gatón, Toro Cuervo y, sobre todo, San Lorenzo (2.271 m, el segundo pico más alto de todo el Sistema Ibérico); y sus bosques atlánticos, el bello curso alto del Oja o la estación de Valdezcaray hacen que su naturaleza sea esplendorosa en cualquier momento del año. Los amantes de los deportes de aventura, del montañismo, del senderismo, del esquí y del cicloturismo por rutas BTT tienen en la comarca de Ezcaray un destino único en toda La Rioja.

De entrada, la comarca de Ezcaray posee numerosos senderos balizados para recorrer sus villas y parajes naturales más espectaculares. Pero además de estas rutas locales, que solo en la villa de Ezcaray, para conquistar todas sus aldeas, llegan a siete; encontramos tres grandes senderos que, de norte a sur y de este a oeste, recorren la comarca de Ezcaray. Los senderos que franquean la comarca verticalmente son dos. El primero de ellos es la Vía Verde del Oja – Tirón, un sendero que reaprovecha el antiguo trazado del ferrocarril para conectar Ezcaray con Casalarreina y Casalarreina con Haro recorriendo el bello cauce del río Oja. El camino finaliza en Ezcaray, pero la ruta sigue enlazada en el segundo sendero, que es el sendero de Gran Recorrido 190, que recorre los altos valles riojanos y que llega hasta las Viniegras, ya en la comarca de Anguiano, antes de redirigirse hacia el este de la comunidad autónoma. De este a oeste encontramos otra propuesta del mismo tipo, el sendero de Gran Recorrido 93, que atraviesa toda la serranía hasta llegar al extremo oriental de La Rioja, la mediterránea sierra de Alcarama.

Por otra parte, es cierto que algunas de las ofertas naturales de otras zonas de La Rioja pueden equipararse a las de la comarca de Ezcaray en algunos aspectos. Por ejemplo, la cercana comarca de Anguiano se encuentra enclavada también en una sucesión de valles mágicos y bosques encantados que harán las delicias de los amantes de las frondosas caducifolias. Sin embargo, el deporte alpino por excelencia solo se puede practicar en la comarca de Ezcaray, y es que allí se encuentra la estación de esquí de Valdezcaray, única en toda La Rioja, que cuenta con 24 pistas que ofrecen más de 22 km esquiables.

Además, en la comarca de Ezcaray se pueden practicar distintas actividades cinegéticas, tales como caza mayor y menor y pesca de la trucha en los numerosos cotos del río Oja. Del mismo modo, sus importantes recursos micológicos hacen que la recolección de setas y hongos sea otro de los atractivos de la región.

PATRIMONIO

Los mismos elogios dedicados a su entorno natural servirían para valorar sin rubor alguno uno de los patrimonios más singulares y diferentes de La Rioja. Sin duda alguna, aquellos que conozcan bien el norte de España reconocerán fácilmente las increíbles conexiones entre la comarca de Ezcaray y las costumbres y tradiciones del País Vasco y Navarra. Además de un paisaje atlántico y caducifolio similar, la arquitectura, la gastronomía e incluso la toponimia revelan una relación más estrecha de lo que en un principio podría pensarse. Y sí, la repoblación de la comarca de Ezcaray tras la reconquista cristiana se llevó a cabo con contingentes de población vascones, lo que ha dejado una huella indeleble en la región.

De entre toda la belleza arquitectónica y cultural sobresalen especialmente tres grandes espacios. El primero de ellos es la cabecera comarcal, la villa de Ezcaray. Las muestras de arquitectura popular, los palacetes dieciochescos y las grandes construcciones como la iglesia de Santa María la Mayor o la Real Fábrica de Paños hablan de un casco histórico que ha sabido respetar su tradición. En la villa proliferan soportales y plazas, puentes de piedra y calles empinadas, lugares todos ellos que guardan cientos de rincones que harán que más de uno se deleite con la fotografía.

El segundo espacio lo constituyen las aldeas de Ezcaray. Si Ezcaray es la estampa idónea del turismo rural por antonomasia, sus aldeas son el fiel reflejo de una tierra que se ha quedado detenida en el tiempo. Y si bien en toda la comarca de Ezcaray se ha conservado buena parte del patrimonio histórico, lo cierto es que las casas de piedra y las antiguas granjas de las aldeas de Ezcaray, las pequeñas ermitas y oratorios que surgen en sus caminos y los animales que yacen o pastan libremente por sus pastizales traen a la mente las imágenes bucólicas y románticas de las recreaciones literarias sobre la Arcadia perdida.

El tercero son las villas que rodean Ezcaray, como Ojacastro, Pazuengos, Zorraquín y Valgañón. La mayoría de ellas son todavía pueblos agropecuarios que sostienen la comarca entera. No obstante, su humildad se ve recompensada con una interesante propuesta cultural. Decimos esto porque localidades como Santasensio de los Cantos, Ojacastro, Valgañón o Zorraquín forman parte de la denominada ruta del románico del río Oja, donde sobresalen las bellas iglesias de sillar edificadas durante los siglos XII y XIII.

GASTRONOMÍA

Debido a su cuidada oferta turística, la comarca de Ezcaray es uno de los lugares de La Rioja donde mejor se come. Allí se fusionan las tradiciones vascas y las riojanas, tanto de la sierra como del valle, ya en un tradicional mesón o en la más innovadora y premiada, incluso con estrellas michelín, de las salas de referencia. Sus claves son los productos locales y de temporada, entre los que destacan las verduras y legumbres, las carnes de vacuno y cordero, las setas y hongos y los quesos de cabra, con los que se elaboran pinchos y platos tradicionales, desde croquetas a asados, pasando por los caparrones con sacramentos o los garbanzos con almejas, acompañados siempre con los mejores vinos DO Rioja.

Localización de Comarca de Ezcaray