Comarca de Logroño


Información de Comarca de Logroño


COMARCA DE LOGROÑO

La comarca de Logroño se encuentra más o menos en el centro de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Es la comarca del valle de la Rioja Media, ubicada entre los cauces de los ríos Najerilla y Molina. Su frontera norte, marcada prácticamente por el cauce natural del Ebro, limita con la Rioja Alavesa y con la Comunidad Foral de Navarra. Debido a que es sede de la capital de La Rioja, se trata de una de las zonas mejor comunicadas de toda la región.

La comarca de Logroño presenta una geografía variada y rica en matices. La mayor parte de su superficie se extiende por el llano, en la depresión del Ebro, que recorre de oeste a este toda La Rioja. Allí discurren hacia el Ebro los ríos Iregua, Leza y Jubera, los cuales descienden desde la sierra, cuyo piedemonte forma parte de la comarca, de modo que el horizonte de la región se encuentra en los bellos cortados rocosos del norte de la sierra de Cameros que, al encontrarse con la depresión del Ebro, afloran en numerosas y abruptas peñas.

NATURALEZA

A pesar de su tamaño, la comarca de Logroño reúne tantos espacios y tan diferenciados que es complicado detenerse en todos y cada uno de ellos. En cualquier caso, la mejor forma de conocer el entorno natural de la región es sin duda la práctica del senderismo o del cicloturismo por sus numerosas rutas BTT. Quizá lo más sencillo sea dividir todo el paisaje de la comarca de Logroño en dos grandes zonas.

Una de ellas, la que se ubica en el fondo del valle del Ebro, ha recibido un importante impacto antrópico. Destaca en este sentido el interfluvio formado por los ríos Najerilla e Iregua, donde prácticamente la única zona que ha eludido la mano del hombre es la dehesa de Navarrete. Así, descontando las márgenes de los ríos que cruzan de sur a norte la comarca de Logroño, lo cierto es que la naturaleza en estado puro se concentra tanto al norte como al sur de la superficie comarcal.

Al norte el principal protagonista es el río Ebro. Allí se extiende el sendero de Gran Recorrido 99, que recorre el camino natural del Ebro. Desde las Conchas de Haro hasta los Sotos de Alfaro, el río traza un sendero serpenteante que atraviesa sus marcados meandros y sus bosques de ribera, así como las villas medievales que se extienden en sus márgenes.

Al sur, sin embargo, destaca la serranía de Moncalvillo, los Cameros y de la sierra de Hez. La sierra de Moncalvillo es una de las estribaciones montañosas que unen la sierra de la Demanda con el Camero Nuevo y destacan en sus montes los senderos de la Casa de la Nieve y la cumbre del Serradero. A continuación nos topamos con ambos Cameros, el Nuevo y el Viejo, y con las increíbles peñas del Iregua, el Leza y el Jubera, un espacio natural protegido que se extiende por el norte de ambas sierras mostrando un escarpado relieve que se vuelve suave luego antes de mostrar la naturaleza más desbordante en el Parque Natural de la Sierra de Cebollera, único en toda La Rioja. Por último, al este, destaca la sierra de Hez, Reserva Mundial de la Biosfera por sus impresionantes hayedos, donde abundan los senderos que recorren el bello valle de Ocón y las cimas de Cabimonteros y Carbonera, de unos 1.500 m.

PATRIMONIO

Si la naturaleza de la comarca de Logroño es variada, lo mismo sucede con sus recursos patrimoniales. Por encima de todo destaca la monumental ciudad de Logroño y, especialmente, su casco histórico. Además de los bellos edificios que engalanan su caserío, donde destaca con nombre propio la concatedral de Santa María de la Redonda, Logroño ofrece una variada propuesta cultural que, en forma de museos, festivales y centros de interpretación, abarca desde las más vanguardistas tendencias artísticas hasta la divulgación histórica sobre la evolución de la ciudad.

El impacto de Logroño en la comarca inconmensurable y de hecho se aprecia incluso en los pueblos de su alrededor, los cuales son por norma general más poblados cuanto más cerca se encuentran de la capital. No obstante, el patrimonio histórico-artístico de las localidades que rodean la capital es también muy heterogéneo. Por ejemplo, encontramos en el piedemonte de la sierra los históricos enclaves que formaron parte de la línea divisoria entre el Islam y la Cristiandad, convertidos a partir del siglo X en tierras de frontera entre las pujantes monarquías cristianas. Localidades como Clavijo o Nalda, que conservan una estructura plenamente medieval, todavía conservan en mejor o peor estado sus castillos y diversas fortificaciones, tales como las torres fuertes, también usuales en muchos pueblos de la comarca de Logroño. Abundan además las casonas hidalgas, los templos, los palacetes y los cascos históricos, pudiendo citar, por poner ejemplos, el porte señorial de Murillo de Río Leza, el conjunto histórico-artístico de Navarrete, alzado en torno al cerro Tedeón, la iglesia de San Pedro y la ermita de la Virgen de la Cuesta, declarados como Bienes de Interés Cultural sitos en Ribafrecha, o la iglesia de San Martín y la ermita de la Virgen del Valle de Cenicero. En el extremo oriental de la comarca de Logroño se encuentran, por su parte, las mejores muestras de la típica arquitectura serrana de la zona. Destacan en este sentido el casco histórico de Santa Engracia del Jubera o las bellas villas del Valle de Ocón, muchas de ellas en estado ruinoso, lo que da cierto aire romántico y encantado al lugar.

GASTRONOMÍA

Uno de los alicientes de visitar la comarca de Logroño es sin duda su oferta gastronómica. Qué duda cabe que la calle Laurel de Logroño es una de las más reputadas para tomar unas copas de vino y algunas de las mejores tapas del país. De hecho, sus más de 60 bares ofertan proponen una auténtica senda de los elefantes, como se denomina también a la vía, debido a que tras una buena sesión de chiquiteo es complicado no salir de ella bien comido y con una buena trompa. Porque lo cierto es que estamos en la tierra del vino DO Rioja, y es habitual que amén de las firmas de las mejores bodegas encontremos también los populares barrios de bodegas en muchas de las localidades de la comarca de Logroño.

La comarca de Logroño se nutre tanto de sus propias raíces como de las recetas más populares de toda la Comunidad Autónoma de La Rioja, así como de las claras influencias vascas, navarras y aragonesas de su tradición gastronómica. Los dos grandes pilares de sus elaboraciones dependen del entorno, pues la gastronomía de la comarca de Logroño se nutre tanto de la huerta como de las preparaciones típicas de la sierra. Destacan así los platos de verdura de temporada, los pimientos rellenos, las patatas con chorizo, las sopas de ajo y las setas. Desde las sierras llega un esmerado trato de la carne, que se suele preparar asada. Sobresalen el lechón y el cabrito asados, las costillas al sarmiento, las calderetas, la caza menor escabechada o el patorrillo, así como los caparrones con oreja y la chacinería tradicional del cerdo. Y, por supuesto, también debemos mencionar los pescados, tales como la trucha autóctona y el bacalao, preparados habitualmente a la riojana.

Localización de Comarca de Logroño