Espacios naturales

Espacios naturales de La Rioja


La Rioja es la región más pequeña en España pero una de las más grandes si nos referimos a naturaleza y biodiversidad. La comunidad riojana está atravesada por el Ebro de oeste a este. Además, otros siete ríos cruzan la Rioja formando ricos valles de sur a norte: el río Oja, el Najerilla, el río Iregua, el Jubera, el Cidacos y el Alhama.

Así, La Rioja divide su increíble paraje natural en sierras y valles: dominada al norte por el extenso y fértil valle del Ebro y con la existencia del sistema Ibérico al sur de la región, con montañas de hasta más de 2.000 metros de altitud que crea un paisaje de fuertes contrastes e infinitamente hermoso. Cuenta, también, con numerosos espacios protegidos como son el Parque Natural Sierra de Cebollera (1995), la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro (2001) y otros incluidos en la Red Natura 2000: las Sierras de la Demanda, Urbión, Cebollera y Cameros, Sierra de Alcarama, Peñas del Iregua, Leza y Jubera, Montes Obarenses, Peñas de Arnedillo, Peñalmonte y Peña Isasa y los Sotos y Riberas del Ebro.

En el Parque Natural Sierra de Cebollera predominan especies de pino silvestre, robles, hayas, pequeñas cascadas y sus formaciones glaciares conocidas como los “Hoyos” (con altitudes superiores a los 2.000 metros), lo convierte en un enclave geológico privilegiado dentro del Sistema Ibérico. Dentro del parque se encuentra el característico “Tierras Altas Lomas de Oro”, un edén de Esculturas al aire libre que se atraviesa y recorre a través de senderos señalizados (el de la Virgen y del Achicuelo), en la que descubrirás ocho esculturas fabricadas con materiales naturales.

La Reserva Natural de los Sotos de Alfaro o del Ebro está integrada por ocho espacios distintos (Soto Morales, Soto de Alfaro, Soto de la Duquesa, Soto del Tamarigal, Soto de la Nava, Soto del hormiguero, Soto del Estajao y Soto de Máquinas). En este entorno encontrarás sauces, chopos, álamos y animales como las cigüeñas. Esta reserva cuenta con numerosos caminos que permiten conocerla a pie o en bicicleta.

Las aves, son las protagonistas de la naturaleza riojana y sus tierras incluyen Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS). Algunas de las especies protegidas son el águila culebrera, el águila real, la perdiz pardilla, el aguilucho pálido, el halcón abejero, el águila calzada y el búho real. Además, la mayor colonia de cigüeñas blancas de Europa se encuentra en esta reserva, concretamente en Alfaro, donde también habitan mirlos y garzas. A menos de 20 kilómetros se sitúa Arnedillo (municipio declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO), en la Rioja Baja, donde podrás disfrutar del corazón verde de la Rioja y observar como planean los buitres desde un mirador.

Entre los muchísimos espacios naturales que la Rioja ofrece cabe destacar algunos como el Valle de Ocón, entre el Valle del Ebro y Sierra de la Hez, declarada por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera. En los Valles de la Rioja Baja (Reserva de la Biosfera) encontrarás otros de los destinos naturales inigualables y huellas de dinosaurios que discurren desde el río Jubera hasta el Cidacos.

Algunos de estos paisajes se pueden contemplar a lo largo del recorrido del Camino de Santiago. Este, atraviesa la Rioja y es el Primer Itinerario Cultural Europeo y Patrimonio de la Humanidad. Destaca el punto geográfico de Logroño donde convergen el Camino Francés, que viene de los Pirineos por Navarra, Aragón y la ruta Jacobea del Ebro.

Otros de los senderos que ofrece la Roja son la Vía Romana del Iregua, o los Senderos de la Sonsierra Riojana, que muestran la historia a través del Arte y la cultura del vino.

En cuanto a sus atractivos acuáticos, en las tierras riojanas destaca el Embalse de la Grajera, a 6 km de Logroño, y el conjunto de las Lagunas de Urbión; un ecosistema de alta montaña formado por diez lagunas que se encuentran dentro de la Lista de Humedales de Importancia Internacional.

La Rioja, para los amantes de la nieve en invierno cuenta con una Estación de Esquí en Valdezcaray en la que podrás esquiar, comer en pistas, alquilar equipo…Otra elección para disfrutar como nunca es el Barranco Perdido, un parque de paleoaventura declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el que se han encontrado tres mil huellas de dinosaurios. El parque, además, cuenta con piscinas, circuitos de aventura y actividades.

Gracias a la naturaleza riojana podrás disfrutar de caminos llenos de magia, de noches estrelladas en numerosas reservas Starlight, de aventura para los más valientes con numerosas actividades y de una asegurada desconexión si buscas tranquilidad.