Gastronomía

Gastronomía de La Rioja


La gastronomía de la Rioja es sencilla y está basada en los productos locales y de la tierra, lo que puede resumirse en unos maridajes muy sabrosos acompañados de unos vinos excelentes.

Gastronómicamente, esta tierra ha alcanzado fama por uno de sus productos estrella: el vino. Hablar de la Rioja es hablar de vino. Un viaje a la Rioja se convierte en un viaje al universo del vino. Por ello, el enoturismo y la cultura del vino son los protagonistas riojanos en una región salpicada de viñedos y cientos de bodegas. En ellas, podrás disfrutar del cuidado, el proceso y la elaboración de la fruta hasta obtener un vino riojano inigualable.

Respecto a la bebida; se producen vinos blancos, rosados y tintos. Además, existe el vino conocido como “clarate”, típico de la región. Además, el “zurracapote” es una bebida típica de las tierras riojanas. Esta, también llamada “zurra”, consiste en una mezcla similar a la sangría de vino tinto con distintos tipos de frutas (melocotones, naranjas, limones...); añadiendo a esto azúcar y canela y dejando macerar la mezcla varios días.

Además, podemos nombrar otras bebidas como el licor de Valvanera (con una graduación entre 36º y 40º), producido en el Monasterio de Valvanera a partir de ciruela y un añadido exclusivo: doce hierbas aromáticas de distintos tipos.

La gastronomía riojana no solo se compone de vino. Las carnes y las legumbres son algunos de los ingredientes más representativos de la tierra.

Algunos de los platos más populares con carne en la Rioja son las chuletas al sarmiento, los embuchados, las lechilleras de cordero o el cabrito asado de Cameros. De sus guisos, destaca el rancho riojano (o caldereta). Y en cuanto a sus productos provenientes del cerdo, el picadillo de lomo, los callos a la riojana, la morcilla y el chorizo son los más destacados.

Las verduras y hortalizas, como el cardo (un producto exquisito que se hace con almejas a las alcachofas de la Rioja Baja), la coliflor de Calahorra y la borraja, también son abundantes en la gastronomía de la Rioja. Estas, las puedes degustar en platos como las patatas a la riojana (se realizan generalmente en invierno con puerro, tomate, pimiento y pimentón; además, se mezcla con chorizo), la porrusalda (su ingrediente principal es el puerro), la sopa de molinero o en uno de los platos estrella; la menestra, con algunas verduras guisadas y otras rebozadas. Destacan también otros productos como el pimiento de Nájera (un ingrediente básico en la gastronomía riojana).

Las legumbres riojanas como los caparrones (pequeñas alubias rojas que se acompañan con carnes) o las pochas (alubias blancas que se toman frescas, guisadas con verduras) son las que más se consumen.

Entre los productos lácteos se encuentran como representativos los quesos de Cameros (fresco, tierno, semicurado y curado), elaborados con leche de cabra y con cortezas naturales bañadas en aceite de oliva. Uno de los platos con lácteos es el de huevos a la riojana, acompañados con tacos de jamón picados.

Las frutas también tienen su hueco en la Rioja y es costumbre tomarlas cocidas o maceradas en vino; las más típicas son las peras, los melocotones o las pasas al vino. Aunque si como postre prefieres un delicioso dulce, algunos de los más tradicionales son los Fardalejos de Arnedo (pasteles rellenos de mazapán), o los Mazapanes de Soto (pasta de almendra molida y azúcar).

La Rioja tiene infinidad de rincones con encanto que forman parte de su Patrimonio y tradiciones relacionadas con su gastronomía. En este destino encontrarás dos opciones: el tapeo por los bares y las comidas en restaurantes con estrellas Michelin.

En Logroño, la capital riojana, destacan sus grandes avenidas y pintorescos lugares como la Calle Laurel, el enclave perfecto para disfrutar de la los maridajes típicos de la tierra, ya que ofrecen los mejores ingredientes que acompañan el nivel de calidad de los vinos riojanos. En esta zona, es típico el tapeo.

Si prefieres degustar la cocina riojana en restaurantes con Estrella Michelín, el mundo de la alta cocina se encuentra en el Echaurren (con dos estrellas), el Hotel Marqués de Riscal y en la Venta Moncalvillo (con una estrella).

Además, en todas las festividades de la Rioja, es típico el consumo de zurracapote y en fechas como la Navidad es tradicional comer cardo con almendras y cordero.