Geografía

Geografía de La Rioja


La Comunidad Autónoma de la Rioja se encuentra en el sector noroccidental del Valle medio del Ebro, ocupando una superficie de 5.045 kilómetros cuadrados en la Península. Limita al norte con el país Vasco, al Nordeste y Este con Navarra, al Sur con Soria, al Oeste con Burgos y al Sureste con Aragón. Cuenta con 312.423 habitantes, de los que su mayoría se encuentran en la capital de la comunidad, Logroño.

La comunidad es uniprovincial y está formada por 174 municipios. De oeste a este y siguiendo el curso del Ebro, se divide en tres subregiones: la Rioja Alta, la Rioja Media y la Rioja Baja.

Geográficamente, la Rioja está divida por dos grandes unidades: el valle o la Depresión del Ebro (al norte) y la montaña o sierra (al sur). Dentro de estas se manifiestan distintas variedades climatológicas, de relieve y vegetación. Además, está dividida por siete ríos que descienden desde la montaña hasta el Ebro, el cual vertebra la región, es por esto que se denomina la Rioja como ‘la de los siete valles’. Los ríos son el Alhama, Cidacos, Leza, Iregua, Najerilla, Oja y Tirón.

A pesar de sus reducidas dimensiones, siendo la comunidad más pequeña de España, la Rioja con algo más de cien kilómetros de curso del río Ebro, cuenta con una privilegiada variedad de paisajes, flora y fauna debido a las diferentes características geográficas y climáticas de sus distintas comarcas. Todo esto, acompaña a unas condiciones prodigiosas para la elaboración de vinos de alta calidad. La variedad se climas, suelos, orientación de estos y altitud proporciona uvas y vinos de características muy diferentes.

A su vez, podemos hacer una división física en la que la Rioja comprende una zona sur montañosa y una zona norte integrada por tierras bajas (entre 300 y 600 metros de altitud).

La montaña, en general, se configura a partir de macizos con vertientes pronunciadas que se encuentran en el sector occidental. Este, ofrece unas altitudes que superan los 2.000 metros, mientras que si nos trasladamos hacia el este los picos más sobresalientes no llegan a alcanzar los 1.500 metros.

La parte más alta es la Sierra de la Demanda, techo de la Rioja, compuesta por las Sierras de la Demanda, de Urbión (2.228 metros) y de Cebollera (2.142 metros); con una altitud superior a los 2.000 metros y donde cuarzitos, pizarras y esquitos constituyen las rocas más abundantes. La Sierra de la Demanda, posee el pico más alto de la región y el segundo más alto del sistema Ibérico, tras el Moncayo, el Pico de San Lorenzo (2.270 metros).

El clima de la Rioja, a partir de esta geografía, es un clima de interior de tipo mediterráneo continentalizado, con significativa diversidad y dos sectores muy diferenciados. Encontramos, un clima de montaña y un clima asentado en la Depresión del Ebro.

En la Rioja Alta domina el clima atlántico de suaves temperaturas (en invierno las mínimas rondan los 4 ºC y en verano las máximas pueden alcanzar hasta los 22 ºC) y moderadas precipitaciones que disminuyen conforme nos acercamos a la Rioja Baja.

Por el contrario, la zona oriental riojana es llana y está compuesto por materiales como la arcilla y areniscas. Presenta un clima de características con tendencia mediterránea, pero sus inviernos son fríos. Aunque, el mayor contraste de temperaturas lo encontramos en las sierras, donde en los meses de invierno las temperaturas pueden descender hasta los 0ºC. Encontrando, así, un clima de montaña en las zonas más altas de los Cameros y en las Sierras.