Historia

Historia de La Rioja


La Rioja, una tierra cargada de historia por la que han luchado numerosos reinos y con infinidad de antecedentes en cuanto a su ocupación. En las tierras riojanas se asentaron y las ocuparon tres tribus: los berones, que se encontraban en el Valle del Ebro, los pelendones, situados en las zonas de sierra y los vascones, distribuidos en algunas zonas de la Rioja Baja; hasta la llegada de los romanos el siglo II a.c.

También tiene un antepasado musulmán, ya que fue invadida por estos a principios del siglo VIII, hasta el siglo X, cuando ganaron la batalla y las tierras riojanas pasaron a formar parte del Reino de Navarra. Así, durante muchos siglos, las tierras riojanas fueron dominadas tanto por romanos como por musulmanes.

Las disputas fronterizas continuaron, esta vez entre Castilla y Navarra; dos regiones que se enfrentaron por controlar la Rioja en el curso del siglo XII. Aunque, en medio de estas trifulcas la Rioja no solo perteneció a estos dos reinos, tuvo muchos puntos de inflexión en cuanto a la posesión. En 1369, Aragón y Navarra sellaron un pacto en el que la Rioja era transferida a estos reinos. Sin embargo, muy pronto las tierras riojanas fueron recuperadas por Castilla. También, durante la Guerra de la Independencia fue tomada por los franceses y no fue recuperada hasta 1813 y cabe mencionar que, aproximadamente, alrededor de 150 años la mayor parte de la Rioja formó parte de un reino con capital en el municipio de Nájera.

La Rioja, en cuanto a su relación con el reino de Castilla perteneció a este hasta el año 1982; concretamente, hasta la llegada a España de las autonomías. Octubre de 1812, es en este momento en el que las cortes constitucionales declaran oficialmente a la Rioja como provincia independiente. Así, en enero de 1822 se creó por decreto la provincia de Logroño, ocupando en su totalidad el ámbito geográfico e histórico de la Rioja.

Aunque esta distribución y pertenencia de la rioja no será definitiva hasta 1833, ya que el rey Fernando VII anuló las decisiones tomadas acerca de la independencia autonómica riojana dividiendo las tierras en las provincias de Burgos, Soria, Álava, Navarra y Aragón. Finalmente, es en 1833 cuando nace el decreto real que señala la Rioja y la provincia de Logroño tal y como permanecen en el presente.

Otra fecha clave es el 9 de junio de 1982, cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía de la región y que hoy en día se ha convertido en el Día de la Rioja.

Aunque si nos referimos a la historia de la Rioja no podemos limitarnos a hablar únicamente de su pertenencia a los distintos reinos mencionados. Si hablamos de historia y rioja debemos mencionar el nacimiento del castellano como lengua, las huellas de dinosaurio que esconden sus suelos y símbolos históricos como su escudo.

Esta tierra atesora uno de los bienes culturales más importantes de España; los monasterios de Suso y Yuso, situados en San Millán de la Cogolla (a 40 km de Logroño) y declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Estos, guardan los documentos más antiguos escritos en castellano. El origen de los manuscritos se remonta al siglo VI, cuando San Millán, el santo, buscó refugio en una ermita excavada en una roca, la cual se convirtió a lo largo del tiempo en los monasterios que hoy día forman parte de la Ruta de la Lengua Castellana.

El monasterio de Suso es el lugar en el que se escribieron las Glosas Emilianenses; anotaciones en latín, romance y vasco en los márgenes de los libros en latín a modo de comprensión y aclaración para comprender mejor la lectura, y donde escribió muchos de sus textos Gonzalo de Berceo, considerado uno de los primeros poetas españoles.

El monasterio de Yuso, data del siglo XI y en este se encuentra una de las bibliotecas más valiosas e históricas de España y las reliquias de San Millán, trasladadas al monasterio por voluntad del rey navarro Sancho III el Mayor.

En la Rioja, encontramos también huellas de dinosaurio que forman parte de su increíble historia. Durante el periodo Cretácico inferior la zona de Cameros formó parte de una llanura encharcada en la que se encontraron posteriormente huellas de dinosaurio completamente solidificadas en rocas. Destaca su conservación que convierte la zona en uno de los territorios paleontológicos más importante a nivel mundial.

Respecto a símbolos históricos de la Rioja podemos hacer referencia a su escudo, en el que aparece la corona real cerrada. En la partición izquierda, de color oro el campo y la Cruz roja de Santiago alzada sobre el Monte Laturce y a los lados dos conchas de peregrino (haciendo referencia al Camino de Santiago). En la partición derecha, encontramos un castillo de oro de tres torres bajo el que discurre un río. En sus bordes, aparecen tres flores de lis.