Aldeanueva de Ebro


Información de Aldeanueva de Ebro


ALDEANUEVA DE EBRO

Aldeanueva de Ebro es un municipio que pertenece a la comarca de Alfaro, en la Rioja Baja. Se encuentra a 14 km al noroeste de la cabecera comarcal y a 59 km al sureste de Logroño, capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 2.730 habitantes (INE, 2017).

Aldeanueva de Ebro se encuentra en el extremo oriental de La Rioja, cerca de la frontera septentrional con Navarra, en un pequeño promontorio natural que rompe con la planicie característica del valle medio del Ebro. Denominado popularmente como el pueblo de las tres mentiras, se dice de Aldeanueva de Ebro que ni es aldea, ni es nueva ni se encuentra a orillas del Ebro, aunque bien es cierto que sí yace en su vega, en la cual florece una importante dedicación vitivinícola.

HISTORIA

Por su posición privilegiada en la rica vega del río, las primeras poblaciones de Aldeanueva de Ebro se remontan hasta la Edad del Bronce, en torno al siglo IX a. C. El espacio cultivable de Aldenueva de Ebro fue parcelado en época romana, proliferando las villas y otros tipos de asentamiento eminentemente agrícolas, los cuales han ido apareciendo por la región. El casco urbano de la actual Aldeanueva de Ebro, sin embargo, no aparecería como tal hasta el siglo XIV, si bien sus orígenes se encuentran hacia el siglo XI, cuando comenzaron las políticas repobladoras cristianas tras la Reconquista, caracterizadas en la villa por un poblamiento disperso, donde primaban sobre todo las explotaciones agrícolas. A partir del siglo XIV, con la construcción de la iglesia, Aldenueva de Ebro iría creciendo paulatinamente en torno al templo, afianzando su prosperidad en torno al siglo XVI. Frente a esta bonanza, que puede apreciarse en la construcción de dos ermitas o en el encargo de un retablo mayor para la iglesia, contrasta el sombrío siglo XVII, de crisis generalizada, pero especialmente cruel con Aldeanueva de Ebro. Sabemos que la villa perdió casi la mitad de la población por las pestes y la emigración; y la situación fue tal que un particular de Arnedo compró la villa en 1663, pasando a formar parte así de su señorío, si bien Aldeanueva de Ebro recompró su jurisdicción al año siguiente por la cuantiosa suma de cuatro millones de maravedíes. Algo semejante pasaría en siglos posteriores, y es que a un Setecientos próspero le siguió un duro siglo XIX, especialmente en sus inicios, debido a la Guerra de la Independencia contra las tropas napoleónicas, que lastró buena parte del progreso de la centuria. El mazazo final a la recuperación lo supusieron, ya en el siglo XX, la Guerra Civil y la posguerra, hasta el punto de que la actual bonanza de Aldeanueva de Ebro se cimienta en el buen hacer de sus gentes desde el último tercio del siglo pasado.

FESTEJOS POPULARES

  • Fiestas de Invierno: Aldeanueva de Ebro celebra una de sus fiestas más especiales durante las Navidades, entre el 31 de diciembre, día del chupinazo, y el 6 de enero. Son estos días los que también acogen la Feria de Artesanía y Degustación de Productos Típicos Derivados de la Uva.
  • Festividad de San Antón: víspera del 16 de enero.
  • Fiestas de la Juventud: primer fin de semana de mayo. Se organizan las Jornadas del Vino y la Viña de Aldeanueva de Ebro.
  • Festividad de San Isidro: 15 de mayo.
  • Fiestas patronales en honor a San Bartolomé: fiestas grandes, celebradas del 23 al 29 de agosto.
  • Fiestas de la Virgen de los Remedios: 7 y 8 de septiembre.

ACTIVIDADES

Como buena villa del Ebro, la arquitectura de Aldeanueva del Ebro destaca por el uso del ladrillo, material poco noble que, sin embargo, se utiliza armoniosamente para crear bellos edificios. Destacan dentro de este estilo los tres templos con los que cuenta la villa: la monumental iglesia de San Bartolomé, construida en el siglo XVI, y de la que destaca especialmente su bonita torre, que se puede ver desde muchos kilómetros a la redonda; la ermita de Nuestra Señora del Portal, erigida en el siglo XVI y convertida hoy al culto del dios Baco al ser el Museo del Vino de Aldeanueva del Ebro; y la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, del siglo XVIII, que destaca por su espléndida fachada.

Aldeanueva de Ebro se encuentra prácticamente en el medio del triángulo que forman las localidades de Arnedo, Calahorra y Alfaro, lo que además de situarla en un lugar privilegiado para conocer las ciudades más importantes de la Rioja Baja, la acerca tanto a la sierra como al bello trasiego del Ebro por la región. Destacan en los montes meridionales de La Rioja la ruta de los dinosaurios, que sigue las numerosas icnitas (huellas grabadas en la piedra) que dejaron estos antiguos animales; mientras que en el Ebro lo hace la Reserva Natural de los Sotos del Ebro en Alfaro, vergel en el que además se encuentra el sendero de Gran Recorrido 93, el cual atraviesa lugares tan emblemáticos de La Rioja como sus espesos meandros, las Conchas de Haro, lugar por donde el Ebro accede a la comunidad autónoma separando los Obarenes de la Sierra de Cantabria, y las villas medievales que se encuentran aguas debajo de la ciudad jarrera.

GASTRONOMÍA

Destaca su excelsa huerta, que sostiene importantes firmas conserveras, así como sus granjas de champiñones y sus vinos DO Rioja. Otro producto fundamental de Aldeanueva de Rioja es el cerdo, pero bien es cierto que además de una oferta de restauración que abarca diferentes bodegas y restaurantes, la localidad cuenta con algunos platos tradicionales y modestos como como las mantecosas, los hormigos, los tajos, el mostillo y bebidas populares como el sofocado.

Localización de Aldeanueva de Ebro