El Redal


Información de El Redal


EL REDAL

El Redal es un municipio que pertenece a la comarca de Logroño, en la Rioja Media. Se encuentra a 30 km al sureste de Logroño, cabecera comarcal y capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 141 habitantes (INE, 2017).

El Redal es una de las villas del valle de Ocón, enclavada en el extenso piedemonte de la sierra de la Hez, declarada Reserva Mundial de la Biosfera. Pueblo agrícola y ganadero, destacan en El Redal sus numerosos viñedos, poco a poco más numerosos frente al tradicional cultivo del almendro, sus olivos y sus extensas huertas. Todo este cordón de tierra labrada se encuentra rodeado además por una amplia pradera en la que pacen tranquilos sus rebaños.

HISTORIA

Los primeros pobladores conocidos de El Redal fueron los berones, tribu celtibérica prerromana que extiende su ocupación entre la Edad del Bronce (en torno al I milenio a. C.) hasta la conquista romana, de la que también se han encontrado numerosos restos en el yacimiento de Partelapeña datados incluso en el siglo II d. C. Poco sabemos de sus pobladores durante la época visigótica y los primeros años de Al-ándalus, ya que las siguientes noticias sobre la villa hacen referencia a la reconquista de la zona por Sancho el Mayor de Navarra en torno al siglo XI, creando además un señorío en dicho territorio. Pero la guerra no pasaría a la historia tras la victoria sobre los musulmanes, puesto que El Redal y buena parte de La Rioja se convirtieron pronto en área de disputa entre las pujantes monarquías navarra y castellana, que tuvieron incluso que solicitar la intervención de Enrique II de Inglaterra para que arbitrara sobre estas cuestiones territoriales. Finalmente, El Redal, que por aquel entonces era una aldea perteneciente a Ocón, pasaría a formar parte del Reino de Castilla y a finales del siglo XIV sería entregado en señorío a los condes de Treviño, posteriormente nombrados también como duques de Nájera. La dominación señorial en El Redal se extendería hasta la extinción de los señoríos en 1811 por las Cortes de Cádiz, dentro del contexto de la Guerra de la Independencia frente a las tropas de Napoleón Bonaparte, y no mucho más tarde pasaría a formar parte de la provincia de Logroño (creada en 1833), habiendo pertenecido anteriormente a Burgos, y a ser reconocida como municipio independiente a mediados del siglo XIX.

FESTEJOS POPULARES

  • Procesión general de Tierra de Ocón: 13 de mayo.
  • Fiestas patronales en honor a San Justo y San Pastor: del 3 al 8 de agosto.
  • Festividad de San Roquito: 28 de noviembre.

ACTIVIDADES

El pequeño y disperso caserío histórico de El Redal no muestra una fisionomía específica ni tampoco una línea estilística definida. En él encontramos desde viviendas reformadas o de segunda residencia hasta ruinas de antiguas casonas, así como viviendas populares. Destaca el trazado de la Calle Jazmín, que adorna sus balconadas con bonitas flores. El edificio más destacado de la villa es la iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Virtudes, de pequeño tamaño pero construido entre los siglos XVI y XVII con excelente sillar, cuyas hiladas se mantienen todavía hoy perfectamente dispuestas. Además, a las afueras se encuentran las ruinas de la ermita de San Justo y San Pastor, así como el yacimiento de Partelapeña.

No obstante, los puntos fuertes de El Redal son su posición y su maravilloso entorno. La primera destaca por hallarse entre Logroño y Calahorra, prácticamente equidistante, lo que abre un importante abanico de posibilidades. En su entorno destaca la sierra de la Hez, declarada Reserva Natural de la Biosfera, pulmón de la Rioja Media y en la que destaca la cima de Cabimonteros, que se alza a casi 1.500 m de altura. Una forma de aproximarse a la misma es el recorrido por el bello valle de Ocón, interesante travesía natural en la que además se encuentran las bonitas aldeas de Ocón, excursión ideal para senderistas y aficionados a las rutas BTT.

GASTRONOMÍA

Destacan algunas elaboraciones tradicionales como la panceta y el choricillo, las migas, el cabrito y el cochinillo, los roscos de fiestas y los productos de la huerta, entre los que destacan las setas y los champiñones, servidos con aceite de la villa. Entre los postres más tradicionales encontramos los artaguitones, las peculiares torrijas de la localidad. Tierra de buenos vinos, El Redal dispone de diferentes variedades y además acostumbra a servir zurracapote en fiestas.

Localización de El Redal