Entrena


Información de Entrena


Entrena

Entrena, perteneciente al Partido Judicial de Logroño, alberga una población de 1499 habitantes (INE 2017). El municipio limita con los términos de Navarrete y Lardero, al norte; con Albelda de Iregua, al este; al sur con Nalda, Sorzano y Sojuela; y con Medrano, al oeste. El valle está formado por numerosas colinas, cerros residuales y llanadas. El pueblo se encuentra encaramado al cerro El Conjuro, una característica que propició la utilización de la localidad como villa fortaleza medieval. La capital de la Rioja dista 13 kilómetros del municipio.

HISTORIA

Entrena parece que estuvo habitada en la época romana tal y como indica la existencia del poblado romano de La Dehesa y la calzada romana que conectaba las poblaciones de Zaragoza y Briviesca. Años más tarde, Alfonso I “el Católico” reconquistó la villa a los musulmanes, pero este rey no repoblaba los territorios, si no que se llevaba consigo a los cristianos que encontraba en sus expediciones y acababa con los musulmanes. Sin embargo, en la primera mitad del siglo X, se produce la conquista de Viguera y Nájera por el rey navarro Sancho I Garcés. A partir de entonces, comienza la repoblación de la zona con gente procedente de Álava, Pamplona y Castilla, así como con mozárabes que ya vivían allí.

En el año 1044 aparece el municipio documentado por primera vez con la denominación de Antelena, que procede de la forma latina Antilena. Todo apunta a que está relacionado con la supuesta existencia de un hombre llamado Antilus, que era el hispanorromano propietario del lugar.

La villa, por aquel entonces, ya empezaba a ser considerada por su situación estratégica. Así lo demuestran las fortificaciones que reyes como Alfonso VI o Alfonso I el batallador levantaron en aquellos años. Entrena se convirtió en ciudad frontera tras la muerte de Sancho IV sin descendencia. Se utilizó el territorio como zona limítrofe entre los respectivos dominios de Alfonso VI y Sancho Ramírez de Aragón, que se disputaron los terrenos.

El siglo XII es posible que sea el periodo de máxima prosperidad de la localidad. La densidad de población aumentó hasta números insospechados de población. Además, fue el periodo en el que se experimentaron mayores incidencias bélicas.

El cerro de Santa Ana se refiere al yacimiento arqueológico que se excavó a finales de los años 70 y principios de los años 80 en la cima de dicho cerro. Se trata de dos fondos de cabaña blanquiformes en los que se hallaron restos pertenecientes a la Edad de Bronce y la primera Edad del Hierro, principalmente piezas de cerámica, además de moldes para fabricar hachas. También se han rescatado hallazgos de pueblos posteriores, como los celtíberos o los romanos. Es posible que el yacimiento fuera considerado un lugar sagrado en la antigüedad tal y como indican las cenizas allí esparcidas, junto con otros indicadores.

LUGARES DE INTERÉS

La Iglesia de San Martín es el monumento más característico de Entrena. El templo, que data del 1545, está construido en fábrica de sillería. Se compone de una nave de cuatro tramos con capillas entre contrafuertes, crucero y cabecera ochavada de tres paños. Destaca el retablo mayor, con la escena de San Martín en el centro, y el coro barroco, situados uno en frente del otro, además de cuatro retablos menores.

El convento de Santa Clara fue fundado en 1513 por Carlos Ramírez de Arellano y su esposa Juana de Zúñiga, Condes de Aguilar y señores de Camero. Las primeras habitantes del edificio, clausurado en el 2001, fueron tres monjas oriundas de Tordesillas. El convento dispone de una Iglesia adyacente que está formada por una nave de dos tramos con una cabecera cuadrangular, así como con capillas que hacen de brazos de crucero en el primer tramo. El retablo mayor y las capillas son de estilo barroco.

La ermita de Santa Ana, de apariencia barroca, está ubicada a dos kilómetros de Entrena en dirección Navarrete fue restaurada en 1964 y 2005. Cada año, durante el lunes de Pentecostés, se pasea hasta allí la imagen de la santa para concluir con una “parrillada” de chuletas en el parque Las Riberas.

El crucero levantado en la plaza del Coso, del siglo XVI, y la imagen de la Virgen del Rosario, en la calle Regajo, del siglo XVII, son otros dos obras destacadas de Entrena. El primero está compuesto por un fuste cilíndrico que descansa sobre gradas y rematado por un capitel de estilo toscano, sobre el que ubica un nudo con templete. En él se aprecian seis imágnes, una cruz con calvario, por un lado, y la Piedad, por el otro. La imagen de la Virgen es de estilo romanista.

FIESTAS Y TRADICIONES

Entrena celebra sus festejos principales el 10 de julio, en honor a San Cristóbal. Sin embargo, a lo largo del año tienen lugar varias celebraciones. San Blas, el 3 de febrero, es la primera del año y se solapa con los Quintos. También hay fiesta para los labradores en San Isidro el 15 de mayo, cuando se realiza una procesión para bendecir los campos.

La Hermedaña se celebra el lunes de Pentecostés y se trata de una romería que lleva la imagen de Santa Ana desde la Iglesia de San Martín hasta la ermita de Santa Ana y que conmemora la abolición del Tributo de las Cien Doncellas. El 26 de julio, tienen lugar las fiestas de Santa Ana, patrona de la Asociación de Jubilados, en las que se devuelve a la santa a Iglesia parroquial. La última fecha señalada para la localidad es San Martín, patrón de la Iglesia, que acontece el 11 de noviembre.

Localización de Entrena