Ezcaray


Información de Ezcaray


EZCARAY

Ezcaray, punto de entrada de la estación de esquí de Valdezcaray, es un municipio compuesto por la propia Ezcaray y las aldeas de Altuzarra, Ayabarrena, Azárulla, Cilbarrena, Posadas, San Antón, Turza, Urdanta y Zaldierna. Ubicada hacia el límite suroccidental de la provincia de Logroño, en la Rioja Alta, Ezcaray es además cabeza de su propia comarca y se encuentra a 60 km al oeste de Logroño. Su población es de 2.044 habitantes (INE, 2017).

Acostumbrado a dominar habitualmente las listas de los pueblos más bonitos de La Rioja, Ezcaray es sin duda uno de los referentes turísticos de la provincia de Logroño, pues fue la primera localidad riojana declarada Municipio de Interés Turístico en 1998. Ezcaray descansa en el valle alto del río Oja, en pleno corazón de la Demanda, rodeado de montañas y nieves en invierno, de dorados en otoño y de un clima suave y fresco en primavera y verano. Es pues una zona de clara influencia atlántica, lo que se observa tanto en su patrimonio natural, dominado por los boques de frondosas caducifolias y por picos que superan los 2.000 m de altitud, como en su arquitectura, en la cual se aprecian numerosas reminiscencias vasco-navarras.

HISTORIA

Las primeras poblaciones del valle alto del río Oja se remontan hasta el Neolítico, habiéndose descubiertos diferentes utensilios líticos e indicios de población en determinadas cuevas de la comarca. Sin embargo, dentro de los pueblos protohistóricos que habitaron Ezcaray destacan los Berones y los Austrigones, tribus prerromanas que legaron la típica toponimia de influencia vascuence que se puede apreciar en el valle, del cual el propio nombre de Ezcaray es un buen ejemplo (el cual significa en euskera peña o roca alta). La tradición vasca se vería reforzada durante la reconquista, puesto que Ezcaray y su comarca fueron repoblados desde el siglo X por vascones bajo las iniciativas de los reyes de Navarra. Este dominio navarro duraría hasta el siglo siguiente, pues en 1074 la actual La Rioja pasó a formar parte del Reino de Castilla. Los reyes castellanos beneficiarían a la comarca con distintos fueros, entre los que destaca el de 1312, año en el que Fernando IV otorgó jurisdicción propia a la villa, impulsó su repoblación permitiendo que los delincuentes pudieran marcharse a vivir a la villa sin que los persiguiera la justicia y la fortaleció frente al poder señorial que poco a poco se iríaa adueñando de buena parte de la Rioja Alta, hasta el punto de que en 1478 Ezcaray pasaría a formar parte del mayorazgo de la Casa de Lara, señores de Valdezcaray. No obstante, Ezcaray pudo brillar en los siglos posteriores gracias a una numerosa cabaña ganadera trashumante y a una más que competente industria textil. El crecimiento de la manufactura fue tal durante los siglos XV, XVI y XVII que Ezcaray fue el lugar escogido ya en 1752 para establecer la Real Fábrica de Santa Bárbara, la cual pasaría a llamarse en 1773 como Compañía Real de San Carlos y Santa Bárbara en Ezcaray. La actividad perduraría hasta bien entrado el siglo XIX, cuando la industrialización acabó con la industria tradicional. Hoy Ezcaray augura un futuro prometedor con una importante dedicación turística y una pujante industria del mueble.

FESTEJOS POPULARES

  • Festividad de Santa Bárbara: lunes de Pentecostés.
  • Fiesta de San Juan: 24 de junio.
  • Fiestas patronales en honor a San Lorenzo: 10 de agosto.
  • Fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de Allende: 24 de septiembre.

ASPECTOS CULTURALES Y SOCIALES

Dos curiosas tradiciones de Ezcaray son las habas de San Benito (21 de marzo) y las aleluyas del Domingo de Resurrección. Las habas de San Benito son una costumbre que data desde la Edad Media. Antiguamente, los monjes de Santa María de Ubagua repartían habas entre los más necesitados de la villa y, en la actualidad, el día 21 de marzo se celebra una fiesta en la que se preparan numerosos calderos de habas para repartir entre todos aquellos que las quieran comer. Las aleluyas del Domingo de Resurrección son una ofrenda de caramelos y dinero que se lanza desde el balcón del ayuntamiento y que los más pequeños tratan de coger al vuelo.

Por otra parte, dentro de la amplia oferta de recursos, actividades y experiencias que ofrece Ezcaray, sin duda destaca el Festival de Jazz de Ezcaray, celebrado cada mes de julio desde 1996.

ACTIVIDADES

Resulta complicado englobar toda la oferta turística que propone Ezcaray en unos pocos párrafos. La villa ofrece un turismo de calidad y experiencias únicas para todos aquellos que estén dispuestos a conocerla, y lo cierto es que es además plenamente consciente de los activos que atesora.

Lo primero que llama la atención al llegar a Ezcaray es, sin duda, el maravilloso entorno natural en el que se encuentra. La sierra de la Demanda en todo su esplendor abraza a este hermoso pueblo con sus más altas cumbres y sus más tupidos bosques atlánticos, pero al mismo tiempo ofrece también una vegetación propia de las tierras de ribera gracias a que Ezcaray se encuentra en la margen izquierda del río Oja. Los enamorados de los valles mágicos y los picos nevados encuentran aquí un pequeño paraíso en el que sobran los kilómetros disponibles para realizar senderismo, montañismo, recolectar setas, pescar truchas o pedalear por un paraje espléndido por sus numerosas rutas BTT de diferentes niveles de dificultad. Entre muchas otras propuestas podemos hablar de la Vía Verde del Oja, una ruta indispensable para conocer el microcosmos natural del valle a través del antiguo trazado del ferrocarril que conectaba Ezcaray con Haro, de los distintos senderos que recorren la comarca y los alrededores, tanto de largo recorrido (GR – 93 y GR – 190, que recorren las sierras y los valles altos de La Rioja) como de media y corta distancia, destacando aquí el Camino de la Herradura, que recorre el valle, y los siete paseos de señalizados que se encuentran en los alrededores de la villa. Por supuesto, Ezcaray es también la lanzadera idónea para ascender algunos picos, como el de San Lorenzo, o para pasar el día entre la nieve en la estación de esquí de Valdezcaray, que cuenta con 22 km esquiables en 24 pistas de diferente dificultad.

Llegados a Ezcaray, toca ahora asimilar la magia de su casco histórico. Este recoge una muestra de arquitectura popular muy bien conservada y cuidada, siendo habituales las casas de tres alturas con soportales que recuerdan en cierto modo al estilo de algunos pueblos navarros o vascos, fruto sin duda de las importantes conexiones históricas que ha mantenido la villa con el mundo vascón. Destacan asimismo los palacetes de Barroeta y del Ángel, ambos construidos en el siglo XVIII, la Real Fábrica de Paños, hoy reconvertida en un espacio para el ocio (servicios de restauración, teatro) y la gestión (casa consistorial); la iglesia de Santa María la Mayor y las numerosas ermitas que hay alrededor de la villa, algunas de ellas profusamente decoradas en su interior con retablos y talles notables; así como distintas plazas porticadas, puentes de piedra y multitud de rincones que harán las delicias de aquellos a los que les encanta hacer la fotografía perfecta.

Pero Ezcaray no es solo su caserío, sino también sus aldeas. Estas son Altuzarra, Ayabarrena, Azárulla, Cilbarrena, Posadas, San Antón, Turza, Urdanta y Zaldierna, nombres en los que también es posible apreciar esa asociación con el euskera tan típica de esta zona de la Demanda. Aquí se inicia un viaje al pasado que refleja la vertiente más tradicional e histórica del valle. Antiguas casas de piedra y granjas, pequeñas iglesias cuyos orígenes se pierden en el tiempo, rebaños y ganados que pastan apaciblemente por los pastizales o marchan entre despoblados… Es la otra cara de Ezcaray, tan atractiva e interesante como la de la propia villa, aunque mucho más humilde y bucólica que la del dotado núcleo del municipio.

GASTRONOMÍA

Del mismo modo que la villa aúna tradición e innovación para brindar una de las mejores experiencias turísticas de toda La Rioja, la gastronomía de Ezcaray demanda la misma exigencia en los fogones. Coexisten las recetas culinarias más típicas junto con las ideas más arriesgadas de sus afamados locales, donde se reparten premios nacionales, internacionales y estrellas michelín y se ofrecen siempre productos de temporada de una gran calidad. Destacan en Ezcaray las carnes, incluidas las de caza, las setas y hongos o las habas, además de los pinchos y las tapas, entre los que es obligatorio mencionar las croquetas.

Localización de Ezcaray


Teléfonos


Te Recomendamos


El Colmado de Ezcaray

Ezcaray

Ver más