Hornos de Moncalvillo


Información de Hornos de Moncalvillo


HORNOS DE MONCALVILLO

Hornos de Moncalvillo es una localidad ubicada en la comarca de Logroño, en la Rioja Media. Se encuentra a 18 km al suroeste de la cabecera comarcal, que es al mismo tiempo capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de Logroño. Su población es de 88 habitantes (INE, 2017).

Hornos de Moncalvillo se encuentra a los pies de la sierra de Moncalvillo y en concreto del monte Serradero, entre el Camero Viejo y la sierra de Hez. Se trata de un entorno privilegiado, donde encontramos la belleza de la montaña riojana y sus bosques, cuyos pinares, robledales y hayedos se extienden a espaldas del municipio, y la fertilidad del amplio interfluvio de los ríos Najerilla e Iregua, cuyo suelo se encuentra trufado de campos de labor y numerosos viñedos.

HISTORIA

Aunque la zona estuvo poblada desde épocas prerromanas, y de hecho durante el dominio latino se construyeron varias calzadas que atravesaban su término municipal, lo cierto es que las referencias históricas sobre Hornos de Moncalvillo comienzan a partir de la Edad Media y, en concreto, en torno al siglo XI. En el documento, que se trata de una donación de la reina Estefanía de Foix, se habla de las Siete Villas de Campo, que eran Velilla de Rad, Corcuetos, Tormenal, Medrano, Sojuela, Entrena y la propia Hornos de Moncalvillo, las cuales compartían una hermandad de pastos y una fértil vega que se extendía desde la sierra hasta prácticamente el Ebro. La villa se encontraba muy cerca de tres importantes núcleos de presión señorial, el castillo de Daroca, con el que Hornos de Moncalvillo y el resto de las Siete Villas de Campo tejieron buenas relaciones, especialmente durante el dominio del mismo por parte de la familia Almoravit (que finalizaría en el siglo XIV), y el cual pudo ser durante los tiempos de dominio árabe la cabeza de un señorío islámico sobre las Siete Villas de Campo; y los monasterios de Albelda (hoy extinto) y de Santa María la Real de Nájera, pero parece ser que consiguió librarse del yugo feudal durante un tiempo. Sin embargo, Hornos de Moncalvillo no pudo escapar al dominio señorial de los Ramírez de Arellano primero y de los duques de Nájera después, ni tampoco a las enconadas enemistades surgidas entre los señores y sus villas. Esta situación se extendería hasta comienzos del siglo XIX, cuando en el contexto de las Cortes de Cádiz (1812) se abolieron los señoríos.

FESTEJOS POPULARES

  • Festividad de San Marcos: 25 de abril.
  • Festividad de San Isidro Labrador: 15 de mayo.
  • Fiestas patronales en honor a San Cristóbal: primer fin de semana de septiembre.

ACTIVIDADES

Hornos de Moncalvillo es un pequeño pueblo de calles estrechas arracimadas en torno al edificio más importante y destacado de la villa, la iglesia de la Asunción. El templo fue construido durante los siglos XVI y XVII con sillar y ladrillo, algo afectado por la erosión en alguna de sus fachadas. Su interior alberga un interesante retablo del siglo XVI. La arquitectura de renombre de Hornos de Moncalvillo finaliza con la ermita del Cristo, ubicada en las afueras de la localidad, en concreto en dirección a Daroca de Rioja, y se trata de una obra remodelada recientemente sobre otro templete más antiguo.

El entorno de Hornos de Moncalvillo depara sin embargo muchas más sorpresas, así como un patrimonio natural que lo convierte en un lugar privilegiado para escapar del asfalto y el estrés de la ciudad. Destaca fundamentalmente la sierra de Moncalvillo, que con sus bellos bosques, barrancos y cimas como la del Serradero, a casi 1.500 m de altura, hará las delicias de senderistas (como los senderos de la Casa de la Nieve de Moncalvillo) y aficionados a las rutas BTT. Otros senderos comunican con destacados enclaves de la zona, desde Fuenmayor al norte hasta Daroca de Rioja al sur, pasando por Navarrete y su dehesa; mientras que la ruta jacobea atraviesa el territorio de este a oeste. Además, en dirección sur se despliega ante el viajero toda la sierra de Cameros, que con sus villas serranas, sus bosques y sus antiquísimas tradiciones y costumbres es uno de los rincones con más encanto de toda La Rioja.

De hecho, la posición de Hornos de Moncalvillo en el interfluvio de los ríos Najerilla e Iregua es tal que es posible abordar la Rioja Alta por una de sus grandes puertas de entrada, la bella ciudad de Nájera, importante enclave en la actualidad de la famosa ruta de los monasterios, que recorre todo el patrimonio histórico-artístico, incluido el declarado Patrimonio de la Humanidad, de esta bella zona de La Rioja.

GASTRONOMÍA

Destacan los frutos de la huerta, los hongos, las carnes de caza y el cabrito asado.

Localización de Hornos de Moncalvillo