Lagunilla del Jubera


Información de Lagunilla del Jubera


LAGUNILLA DEL JUBERA

Lagunilla del Jubera es un municipio compuesto por la propia localidad de Lagunilla del Jubera y las pedanías de Ventas Blancas, Zenzano y Villanueva de San Prudencio, actualmente esta última despoblada. Ubicado en la comarca de Logroño, en la Rioja Media, Lagunilla del Jubera se encuentra a 25 km al sureste de Logroño, cabecera comarca y capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 292 habitantes (INE, 2017).

Lagunilla del Jubera se enclava en uno de los extremos del pequeño interfluvio de los ríos Jubera y Leza, a orillas del río Salado. Su territorio municipal engloba los dos grandes espacios en los que se divide La Rioja, pues si su sector septentrional se adentra hacia el valle, donde dominan los campos de labor, los viñedos y las huertas, el sur de Lagunilla del Jubera se encarama hacia el Cameros Viejo y, en concreto, hacia el bello y protegio entorno de las Peñas de Iregua, Leza y Jubera.

HISTORIA

Poco se sabe de los orígenes de Lagunilla del Jubera y sus aldeas, pero las primeras noticias datan ya del siglo XI, apareciendo tanto en el testamento de la reina de Pamplona – Nájera Estefanía de Foix como en el Fuero de Nájera. En la documentación de la época suele aparecer como Lacunela o como Jubera, y lo cierto es que el topónimo de Lagunilla del Jubera tarda en consolidarse en los documentos. La villa formó parte del señorío de los condes de Aguilar, señores de Cameros desde que a mediados del siglo XIV Enrique II entregara buena parte de la región serrana a Juan Ramírez de Arellano por ayudarle a derrotar a su hermano Pedro I el Cruel durante la primera guerra civil castellana, que se saldó con la muerte de Pedro, la entronización de Enrique y, por tanto, el liderazgo de la Casa de Trastámara en el Reino de Castilla. Se sabe además que Lagunilla del Jubera fue una de las villas afectadas por la abierta enemistad entre los condes de Aguilar y los duques de Nájera, quienes poseían los alrededores de Navarrete. La situación llegó a ser tan problemática que tuvo que intervenir la propia monarquía, de modo que fueron los Reyes Católicos quienes pusieron fin a las disputas entre ambas familias. A resueltas de este enfrentamiento, Lagunilla del Jubera pasó a formar parte del señorío del monasterio de San Prudencio, hasta que en la segunda mitad del siglo XVI Felipe II la anexionó a su realengo para luego venderla a Martín de la Rivera. Lagunilla del Jubera formaría parte de la provincia de Burgos hasta 1833, cuando se creó la de Logroño.

FESTEJOS POPULARES

  • Fiestas patronales en honor a San Andrés (Lagunilla del Jubera): tradicionalmente celebradas en noviembre, han sido trasladadas a la tercera semana del mes de julio.
  • Fiestas patronales en honor a la Exaltación de la Santa Cruz (Ventas Blancas): en torno al 14 de septiembre.
  • Festividad de la Virgen del Rosario (Lagunilla del Jubera): primer domingo de octubre.
  • Fiestas patronales de Ventas Blancas: se suelen celebrar la cuarta semana de julio.
  • Fiestas patronales en honor a San Antón (Zenzano): último fin de semana de julio.

ACTIVIDADES

La villa de Lagunillas de Jubera y sus aldeas de Zenzano y Ventas Blancas ofrecen en un solo municipio un pequeño microcosmos riojano. Tenemos así la localidad propiamente del valle, Ventas Blancas, a la que se ubica ya en el escarpe de la sierra, Lagunillas de Jubera, y a la que se encuentra en pleno corazón del Camero Viejo, Zenzano. Se trata de una serie de localidades rústicas y pintorescas, remansos de paz y tranquilidad a los que escapar y en los que disfrutar de sus pequeños cascos históricos donde destacan edificios como la iglesia parroquial de San Andrés, Monumento Nacional construido en el siglo XVI y en torno al cual se arraciman las casas de Lagunillas del Jubera, y algunas casonas hidalgas del siglo XVII y XVIII.

Lagunillas del Jubera es un término que cuenta con numerosas ermitas, la mayoría de ellas ruinosas, y con el también derruido monasterio de San Prudencio. Sin embargo, regalan una romántica estampa que adereza un sendero ya de por sí bonito, como es el sendero de las ermitas. Destacan los miradores naturales, como el de Santa Lucía, o las pequeñas torcas que se encuentran por Zenzano. Los frondosos y encantados bosques de la región pueden recorrerse en rutas BTT que conectan con la bella serranía del Cameros y con su sector de relieve más abrupto y arisco, conformado por increíbles roquedos, paredes de piedra y profundos barrancos (Peñas de Iregua, Leza y Jubera).

GASTRONOMÍA

Destacan los frutos de la huerta, los hongos, el queso camerano y el cabrito asado.

Localización de Lagunilla del Jubera