Ledesma de la Cogolla


Información de Ledesma de la Cogolla


LEDESMA DE LA COGOLLA

Ledesma de la Cogolla es una localidad perteneciente a la comarca de Anguiano o Alto Najerilla, en la Rioja Alta. Se encuentra a 10 km al noreste de Anguiano y a 42 km al suroeste de Logroño, capital de la comunidad autónoma. Su población es de 15 habitantes (INE, 2017).

Ledesma de la Cogolla se extiende a lo largo de la margen derecha del río Ledesma, también denominado río Cojo, el cual desemboca sus aguas en el Najerilla tras formar un pequeño valle perpendicular a dicho curso fluvial donde proliferan los bosques de encinas, de robles y de hayas, masas forestales que durante siglos han permitido ganarse la vida a las gentes del lugar. Rodeado de los montes de la sierra de Moncalvillo y con una altitud que asciende unos 600 m (hasta los 1.300 m) conforme se remonta el cauce del río Ledesma, Ledesma de la Cogolla se encuentra en un paso natural del que todo visitante puede servirse para conocer la sierra riojana y uno de sus más importantes valles, el del Najerilla.

HISTORIA

Las primeras poblaciones de Ledesma de la Cogolla parecen remontarse a tiempos anteriores a la era cristiana, puesto que muy cerca del casco urbano de la localidad se halló una ceca berona, en la que aparecieron algunas monedas con la leyenda Letaisama. La similitud del nombre y sobre todo la de la talla de las monedas con otras de la zona hacen pensar a los expertos que, sin duda, Ledesma de la Cogolla fue el lugar donde se asentó dicha ciudad celta. El primer registro escrito data sin embargo del siglo XI, y se refiere a una donación realizada por Sancho III el Mayor al monasterio de San Millán de la Cogolla, cenobio al que la localidad pertenecería durante más de ocho siglos. Esta entrega se vería ratificada cincuenta años más tarde, todavía en la misma centuria, por Íñigo López, conde de Vizcaya de tal modo que hasta el primer tercio del siglo XIX los monasterios de Suso y Yuso y Ledesma de la Cogolla quedarían entrelazados por una relación señorial que solo se rompería tras la abolición del feudalismo en las Cortes de Cádiz (1812) y la desamortización de Mendizábal (1835).

FESTEJOS POPULARES

  • Fiestas patronales en honor a San Bartolomé: 24 de agosto

ACTIVIDADES

Ledesma de la Cogolla es una pequeña y humilde localidad articulada en dos barrios, el de Herrerías y el del Silencio. Entre sus modestas casas destaca una auténtica y recóndita joya del románico, la iglesia de Santa María, un pequeño templo del siglo XII construido con sillares rojizos que dispone todavía de su pila bautismal de una sola pieza y de algunas tallas escultóricas originales.

Con una tierra dura y poco favorable a la siembra, las gentes de Ledesma de la Cogolla se han ganado el sustento mediante la ganadería y la exigente carbonería, actividad esta última que se ha servido de los montes y la abundante masa boscosa que rodea la localidad. Todavía hoy es posible asistir a alguna demostración de la tradicional fabricación de carbón vegetal en carboneras, las cuales se elaboraban en el propio monte.

En la actualidad, el turista puede disfrutar sin duda de los montes y bosques que pueblan la zona contemplándolos desde los miradores de La Cruz y La Era o recorriéndolos, ya practicando el senderismo o ya en etapas más o menos exigentes de BTT. También es posible alternar entre dos mundos, el del valle y el de la montaña. El llano predomina en dirección al Najerilla, río que discurre a la sombra de frondosas choperas hasta desembocar en el Ebro pasado Nájera en una sucesión de huertas, viñas y campos de labor. La montaña, por su parte, se abre paso desde la misma Ledesma de la Cogolla en la sierra de Moncalvillo, donde además se hay jabalíes y corzos para los aficionados a las actividades cinegéticas, y las frondosas caducifolias van creando bosques encantados conforme nos adentramos en el corazón de la sierra de la Demanda a través del río Tobía.

Seguir el Najerilla implica también conectar con algunas de las rutas más importantes de La Rioja, como la ruta de los Monasterios, que recorre el más bello patrimonio histórico-artístico de la Rioja Alta y cuya visita puede comenzarse desde las cercanas Anguiano o San Millán de la Cogolla, o la ruta del Vino, una experiencia inolvidable para los amantes del enoturismo.

GASTRONOMÍA

Ledesma de la Cogolla, debido a su orografía y a pesar de contar con pequeñas huertas, destaca especialmente por su carne de cordero. La cercana piscifactoría también nutre de abundante trucha de calidad.

Localización de Ledesma de la Cogolla