Nalda


Información de Nalda


NALDA

Nalda es un municipio compuesto por la propia localidad de Nalda y la pedanía de Isallana que pertenece a la comarca de Logroño, en la Rioja Media. Se encuentra a 17 km al sur de la cabecera comarcal, que es a su vez capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 993 habitantes (INE, 2017).

Nalda se encuentra a los pies del Camero Nuevo, en la margen derecha del Iregua y en un fértil piedemonte en el que abundan los viñedos, las huertas y los frutales. Nalda se articula en torno a un cerro coronado por un antiguo castillo, lo que hace que el pueblo goce de una pintoresca estampa particular que se embellece todavía más gracias a la exuberante naturaleza de la sierra camerana y de la cuenca del Iregua.

HISTORIA

Poco sabemos de los orígenes de Nalda, pero su actual disposición se remonta a los tiempos de la Reconquista. Nalda quedó dentro del efímero reino de Viguera (siglo X) tras la conquista de los cristianos de las tierras de los Banu-Qasi, si bien los musulmanes volvieron a apoderarse de la zona prontamente. No obstante, la definitiva conquista cristiana modificó la jurisdicción territorial de esta amplia zona riojana, y fue el rey García Sánchez III de Pamplona – Nájera quien finalmente convirtió los alrededores de Viguera en un señorío otorgado a Fortún Ochoa, descendiente de los Banu-Qasi. Los Fortuniones, como así se conocería a la familia, dominarían en Viguera y Nalda hasta el siglo XIII y, tras un pequeño dominio de la Casa de Haro, poco después Nalda formaría parte del señorío de Cameros, entregado por Enrique II de Castilla a Juan Ramírez de Arellano en 1366 por su apoyo frente al hermanastro del rey, Pedro I el Cruel. Nalda, de hecho, vendría a ser la capital del señorío, remozando por completo el castillo que dominaba el cerro de la localidad desde el siglo XII. La villa formaría parte del señorío de Cameros hasta comienzos del siglo XIX, cuando las Cortes de Cádiz, en el contexto de la Guerra de la Independencia contra las tropas napoleónicas, decretaron la abolición de esta institución jurídica propia del feudalismo. Allí enviaron Nalda y otras villas de La Rioja un diputado con la firme intención de crear una provincia que delimitara la región natural de La Rioja, si bien el reinado de Fernando VII arruinó cualquier pretensión de independencia hasta la creación de la provincia de Logroño en 1833.

FESTEJOS POPULARES

  • Festividad de San Blas: 2 de febrero.
  • Festividad de San Isidro: 15 de mayo.
  • Fiesta de la juventud: celebrada a mediados de julio, con comida popular de rancho en la plaza. Más o menos al mismo tiempo Nalda promociona su interesante patrimonio mediante la Jornada de Difusión Turística de Nalda – Señorío de Cameros, la cual cumplió en 2018 su quinta edición.
  • Fiesta de la Ciruela Reina Claudia: tiene lugar a finales de julio y celebra el inicio de la cosecha.
  • Fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Asunción y San Roque: conocidas como las fiestas de los gallos por una antigua tradición hoy extinta, se celebran entre el 14 y el 19 de agosto.

ACTIVIDADES

Nalda es una localidad típicamente medieval en la que sus calles se arraciman de forma concéntrica en torno a un cerro dominado antiguamente por el castillo de Nalda. Sin embargo, en la actualidad apenas existe, ya que sus materiales fueron reaprovechados en el siglo XIX y se convirtió en una era para trillar el grano, si bien todavía se intuyen algunos elementos propios de la muralla castrense, como el Arco de la Villa o algunos torreones, y su planta puede apreciarse a grandes rasgos. Destacan además algunas casonas hidalgas todavía blasonadas propias del siglo XVI y XVII, que siguen el típico orden constructivo de la sierra riojana (sillar en las plantas bajas y ladrillo y madera en la superior), así como los históricos soportales de la plaza, datados en la misma época, y la iglesia parroquial de la Asunción, construida en el siglo XVI en estilo renacentista. De Isallana, a su vez, destacan la iglesia de San Pedro Apóstol, el puente sobre el río Leza, de origen medieval, y el característico hábitat rupestre que se encuentra en sus peñas.

El entorno de Nalda e Isallana es un lugar verdaderamente privilegiado del Camero Nuevo, inmerso en las numerosas y bellas peñas y caprichosos roquedos que forman los valles del Iregua, el Leza y el Jubera al entrar en contacto con la depresión del Ebro. Una de las más llamativas de estas peculiares formas es la de Peña Puerta, en la entrada de la sierra por el valle del Iregua. Destacan numerosos senderos y rutas BTT que, internándose hacia el Camero Nuevo, atraviesan bellos bosques, amplias dehesas y un sinfín de villas tradicionales mientras se recorre la Vía Romana del Iregua, que une Viguera con el Parque Natural Sierra de Cebollera, al sur de la comunidad y del Camero Nuevo. Por su posición, desde Nalda también puede accederse al Camero Viejo por el bello cañón del Leza, disfrutando así de otro de los valles más bellos de La Rioja.

GASTRONOMÍA

Además de los productos típicos de la zona, como son los regalos de la huerta, las carnes de cordero y cerdo o el queso camerano, destacan las ciruelas de Nalda.

Localización de Nalda