Santa Eulalia Bajera


Información de Santa Eulalia Bajera


SANTA EULALIA BAJERA

Santa Eulalia Bajera es un municipio que pertenece a la comarca de Arnedo, en la Rioja Baja. Se encuentra a 8 km al oeste de la cabecera comarcal y a 57 km al sureste de Logroño, capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 115 habitantes (INE, 2017).

Santa Eulalia Bajera se encuentra entre la sierra de Hez y el río Cidacos, en cuya margen izquierda se asienta. Posee una rica huerta derivada de sus fértiles tierras arcillosas y de la irrigación del río, y el cordal de Bergasa y la propia sierra de Hez, declarada Reserva Mundial de la Biosfera, cierran su horizonte con un cortado rojizo en el que abundan las cuevas naturales y artificiales.

HISTORIA

La información sobre Santa Eulalia Bajera es parca, tanto en restos arqueológicos como en referencias documentales, y esto se debe a que, durante mucho tiempo, Santa Eulalia Bajera formó parte de la localidad de Herce, de la que era una de sus aldeas. Así pues, la historia de Santa Eulalia Bajera estuvo ligada a la de Herce y no pudo evitar caer en el yugo señorial prácticamente desde los tiempos de la reconquista. De hecho, Santa Eulalia Bajera se mantuvo bajo las mismas manos feudales desde el siglo XII hasta el XIX, cuando las Cortes de Cádiz, en el contexto de la revolución liberal y la guerra contra las tropas napoleónicas que habían invadido la Penínsulsa en 1808, abolieron formalmente los señoríos. No obstante, antes de englobarse dentro del señorío abadengo del monasterio de Santa María la Real de Iranzu, en Navarra, Santa Eulalia Bajera perteneció al señor de Cameros durante unos años tras la donación realizada por Alfonso VII de Castilla a Alfonso López de Haro. Sería este y su esposa quienes, para impulsar la fundación del mencionado monasterio, donarían Herce y sus aldeas, entre las que se encontraba Santa Eulalia Bajera, a las monjas bernardas en el año 1246. A partir de ese momento, la aldea de Santa Eulalia Bajera se vería atada al señorío abadengo del convento, cuya abadesa nombraría al alcalde ordinario de la localidad. Como ya hemos apuntado, la situación cambio en 1811, y a partir de esa fecha Santa Eulalia Bajera pasó a formar parte como villa eximida de la provincia de Soria. No sería hasta 1833 cuando se integrara en la de Logroño, pero es que no fue hasta ese mismo año cuando se creó dicha circunscripción provincial.

FESTEJOS POPULARES

  • Festividad de la Santa Cruz: se celebra el 3 de mayo con la tradicional misa, procesión y comida popular.
  • Festividad de San Isidro Labrador: celebrada el 15 de mayo.
  • Fiestas patronales en honor a la Virgen Blanca y de Acción de Gracias: fiestas mayores de la localidad, se celebran el tercer fin de semana de agosto.
  • Festividad de Santa Eulalia de Mérida: celebrada el 10 de diciembre.

ACTIVIDADES

El casco histórico de Santa Eulalia Bajera, que se extiende siguiendo la línea del Cidacos y de la propia sierra, resalta con sus casas de tapial blanco frente al rojizo del cortante arcilloso que cierra su horizonte por el norte. Destaca la iglesia de la Virgen Blanca, construida en el siglo XIX y encalada también en color blanco. Además, en la sierra, si bien dentro de Santa Eulalia Somera, que pertenece a Arnedillo, encontramos las cuevas del Columbario del Ajedrezado, un monumental palomar excavado en la propia roca y trufado de numerosos nichos para las aves. Estas hornacinas han hecho pensar a muchos que se trataba de un antiguo eremitorio, posiblemente de los ascetas y eremitas del cristianismo primitivo.

Santa Eulalia Bajera ofrece un medio lleno de posibilidades para los amantes del senderismo y las rutas BTT. Destaca su posición central en la Vía Verde del Cidacos, un sendero poblado por bosques de ribera que atraviesa las principales villas de la comarca de Arnedo antes de llegar a Calahorra, donde el Cidacos desemboca en el Ebro. Allí, el sendero se enlaza con rutas menores y también con otra gran vuelta, el sendero de Gran Recorrido 99, que recorre el camino natural del Ebro desde su nacimiento hasta su desembocadura y que en La Rioja ofrece un paisaje que comienza con las bellísimas Conchas de Haro y culmina en los privilegiados Sotos de Alfaro. En la otra dirección, aguas arriba del Cidacos, el sendero finaliza en el bello pueblo de Arnedillo y entra de lleno en la ruta de los dinosaurios, donde abundan los yacimientos de icnitas o huellas de dinosaurio. Además, las rutas hacia la sierra de Hez, de hayedos encantados, y hacia la sierra de Peñalmonte, donde destaca Peña Isasa, atalaya natural de casi 1.5000 m de la Rioja Suroriental; son también accesibles.

GASTRONOMÍA

Destacan los vinos, los frutos de la huerta y las carnes asadas.

Localización de Santa Eulalia Bajera