Zarzosa


Información de Zarzosa


ZARZOSA

Zarzosa es un municipio que pertenece a la comarca de Arnedo, en la Rioja Baja. Se encuentra a 23 km al oeste de la cabecera comarcal y a 73 km al sur de Logroño, capital de la provincia homónima y de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Su población es de 14 habitantes (INE, 2017).

Zarzosa se encuentra en las estribaciones surorientales del Camero Viejo, limitando prácticamente ya con la provincia de Soria. Su pequeño caserío se asienta en la margen izquierda del río Manzanares, y a su alrededor apenas sobreviven unas cuantas huertas en una zona donde el monte y los barrancos dominan el paisaje y el territorio. Sí abundan en el entorno de Zarzosa, sin embargo, los pastizales y los bosques.

HISTORIA

Poco se sabe de los orígenes de Zarzosa pues apenas hay referencias históricas sobre la villa hasta el siglo XIV, cuando fue incluida dentro del señorío de Cameros. Esta merced, creada por el rey Enrique II en favor de uno de sus caballeros aliados, Juan Ramírez de Arellano, desembocaría en la creación de uno de los dominios señoriales más ricos y prósperos de La Rioja. Lo cierto es que el rey se vio en la necesidad de premiar al hombre que salvó su causa tras el desastre de la batalla de Nájera, donde su hermanastro Pedro I el Cruel, a pesar de posteriormente perder la guerra, consiguió una victoria que en ese momento parecía casi definitiva. Zarzosa pertenecería así a los Ramírez de Arellano, quienes a partir del siglo XV se intitularían como Condes de Aguilar, hasta 1811, fecha en la que se suprimieron formalmente los señoríos en España gracias a la labor legislativa y revolucionaria de las Cortes de Cádiz. No obstante, durante aquella época de bonanza y prosperidad gracias a la ganadería mesteña trashumante y a la industria textil, Zarzosa no pasaba de ser una aldea de Munilla. Sería en el siglo XVIII, centuria de mayor esplendor, cuando conseguiría independizarse de aquella localidad. Los buenos tiempos de Zarzosa llegaron hasta el siglo XIX, pues consiguió sostener una fábrica de paños y tres tintes. La villa pasaría a formar parte de la provincia de Soria tras la abolición de los señoríos, y Zarzosa no se integraría en la de Logroño hasta 1833, año en el que se creó la nueva provincia impulsada por el programa reformista de Javier de Burgos.

FESTEJOS POPULARES

Las fiestas de Zarzosa se celebran en honor a Nuestra Señora de Canalejas, en torno al 8 de septiembre.

ACTIVIDADES

El pequeño casco de Zarzosa llama la atención por lo recóndito de su ubicación, donde unas cuantas casas de piedra salpican un vasto monte en el que las pistas y caminos rurales son más habituales que las carreteras. Destaca en Zarzosa una arquitectura serrana similar a la del Cameros, con casas de zócalo de piedra y alturas de adobe y madera, si bien las construcciones responden a las maneras propias de la villa. No obstante, el principal edificio de Zarzosa, la iglesia parroquial de Santa María del Villar, se encuentra en ruinas, lo que ofrece un bucólico aire a un pueblo que a pesar de sus dimensiones posee rincones y casonas de una belleza rústica evidente.

Su entorno es una de las zonas más feraces de La Rioja, donde el monte mediterráneo y el atlántico se chocan, creando unos paisajes y ecosistemas realmente diferentes. Desde robledades o encinares a encantados hayedos que regalan su mejor cara en los meses de otoño, la zona está trufada de bosques y caminos que los senderistas y los aficionados a las rutas BTT pueden recorrer. De hecho, desde Zarzosa es accesible uno de los senderos más intensos y bonitos de toda La Rioja, el sendero de Gran Recorrido 93, el cual recorre la comunidad autónoma por el sur, uniendo Santo Domingo de la Calzada con Valverde y atravesando así algunas de las regiones más históricas de La Rioja y los enclaves más bellos de la región (Ezcaray, Anguiano, las villas serranas del Cameros, las Siete Villas, las villas del Alhama, etcétera).

Por su posición, Zarzosa es uno de los puntos más interesantes para aquellos que, en bici o caminando, busquen alejarse del estrés de la vida ordinaria de la ciudad, ya que su recóndita localización invita al retiro y a la tranquilidad. Siguiendo el Manzanares, en cualquier caso, topamos pronto con la Hoya de Arnedo y la Vía Verde del Cidacos, que ofrece por su parte un recorrido por bosques de ribera hasta llegar al Ebro en Calahorra. Es en esa dirección donde se encuentran los numerosos yacimientos de icnitas de la región, así como algunas de las villas más bellas de la comarca de Arnedo.

GASTRONOMÍA

Destacan en la zona las carnes asadas, especialmente el cabrito y el lechón, y las setas.

Localización de Zarzosa